DEF DISEÑANOS

ANDRÉS EGIDO: “SHAKESPEARE TAMBIÉN INVITA AL HUMOR MÁS ABSURDO”

CAMISETAS

 

Un año más, y ya van cinco, el Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro lanza su quinto certamen Diséñanos para que cualquier creador pueda diseñar la camiseta oficial del Festival. El año pasado el ganador fue Andrés Egido Mascuñana, un manchego de veintisiete años que supo combinar las tragedias de Shakespeare con el humor absurdo, ganando de esta manera la IV edición de un certamen que ahora vuelve a abrir su V convocatoria hasta el próximo 10 de mayo. Varios meses después hemos hablado con Egido sobre su experiencia como diseñador de la camiseta oficial del Festival de Almagro.

 

1) ¿Cómo una persona que se dedica a la Ingeniería Industrial termina diseñando una camiseta?

Bueno, estudié Ingeniería Industrial y me dediqué a ello durante dos años pero, actualmente, me dedico a la Publicidad, que sí que es un sector más relacionado con el tema de las ideas y el diseño.

2) ¿Era la primera vez que diseñabas una camiseta o sientes predilección por el diseño o el dibujo?

Antes de dejar la Ingeniería por la Publicidad ya había hecho mis pinitos en el diseño de camisetas. Lo típico: para alguna fiesta, despedida…

3) ¿Qué es lo que te llevó a que te presentaras al Certamen?

Llevo asistiendo al Festival los últimos cuatro años y nunca me había dado cuenta de que había un certamen de diseño hasta el año pasado. Como me encanta el Festival y ahora me dedico a este tema, pensé que le tenía que dar una oportunidad.

4) ¿Cómo se te ocurrió mezclar las tragedias de Shakespeare con el humor absurdo?

El humor es lo que más vende y, además, yo tengo predilección por eso. Una vez que encontré un concepto que me gustaba (“Hay cosas que es mejor escuchar en persona”) y conociendo un poco los auténticos dramas que suele haber en las obras de teatro, llegar ahí fue muy natural.

5) ¿Crees que Shakespeare también puede invitar al humor?

Por supuesto, casi todo te puede llevar al humor.

6) ¿Tuviste enseguida la idea o la trabajasteis durante un tiempo?

Tuve que trabajar algún tiempo, no solo para tener la idea. Pensé bastantes titulares, había que seleccionar los que más posibilidades tuvieran y después ver que opción de diseño le iba mejor a esta idea, considerando el formato.

7) ¿Qué te supuso ganar el Certamen Diséñanos?

Fue divertido. La gente del Festival me trató muy, muy bien y pude conocer a muy buena gente entre los voluntarios del Festival. Además, ver que las camisetas estaban funcionando bien fue un subidón. La verdad es que me lo pasé genial.

8) ¿Qué le dirías a futuros concursantes para que se animaran a participar?

¡Que merece la pena totalmente!

¿10) Volverías a participar?

Si tengo alguna idea que merezca la pena, sin duda.

 

DEF DISEÑANOS

 

¿Te gustaría participar en el V Certamen Diséñanos? Consulta toda la información pinchando aquí.

 

Daniel de Vicente

telefono

¡Hablamos!

telefono

En el Festival de Teatro Clásico de Almagro nos gusta hablar. Especialmente nos gusta hablar por teléfono. Hablamos con las compañías, con las instituciones, con los colaboradores externos, también entre nosotros, claro. Hablamos a Chile, a Serbia, a la India, Galicia, Tenerife, Soria, Francia, Japón… En fin, a muchos de los lugares del mundo desde los que nos envían sus propuestas para participar en el Festival.

Sin embargo, yo debo reconocer que a mí, personalmente, me gustaría hablar mucho más. El doctor Rojas Marcos dice que las mujeres viven más porque hablan más: esto me anima. Me gustaría hablar sobre el Festival con mucha más gente y, no sólo por teléfono sino también mirando a los ojos a mi interlocutor.

En concreto me gustaría hablar de los proyectos que se materializan, como es el caso de Almagro Off, Barroco Infantil o del programa de Teatro Accesible que venimos realizando desde el año 2011 para eliminar barreras y permitir el acceso total a nuestros espectáculos, siendo pioneros en esta inquietud por hacer un festival para todos. Pero sobretodo me gustaría hablar de los proyectos que se elaboran y que quedan sin financiación para poder ser llevados a cabo.

¿Y con quién hablar?, ¿dónde están mis interlocutores? Trato de estar atenta para encontrarlos entorno a mí. Atenta a los anuncios de la televisión, a los photocall de eventos sociales que salen en las revistas que hojeo en la peluquería, a las páginas sepia del periódico, a las conversaciones cotidianas… Con todo un revoltijo de marcas, referencias, slogans, líneas de actuación de unas y otras, y tras el necesario trabajo de investigación y de orden, me pongo mi mejor sonrisa telefónica y me apresuro a hablar, que es lo que yo quiero en verdad. “-Llama del Festival… ¿de qué?”. “¡Ah! De teatro clásico… Nunca lo había oído”.”Es que nosotros en esa línea…”Ustedes manden un email con la información y ya si eso…”. “¿De dónde dice que llama?, ¿del festival clásico de…?” “Pues si no le ha respondido es que no le interesa”. Y yo, con mi auricular pegado a la oreja y con más ganas de hablar, si cabe, sigo buscando interlocutores detrás de todos esos filtros infinitos.

Cuando se habla de patrocinio cultural siempre, entre sus ventajas, se hace referencia a la creación de una imagen positiva como empresa  comprometida social y culturalmente con la sociedad, así como a las desgravaciones fiscales previstas en la normativa reguladora de Impuesto de Sociedades. Además de éstos hay otros argumentos  que deberían ser igual de cruciales para las empresas, y que tienen que ver con entender la Cultura como fuente de riqueza que es capaz de generar más riqueza a medio y largo plazo si realizamos el trabajo de invertir y trabajar en ella. Sólo se trata de estar dispuestos a sacar las acciones culturales del ámbito de lo excepcional para que pase a formar parte de una labor cotidiana de las empresas que realizar de manera compartida con las instituciones culturales. Igual que el gesto de comprar un libro, asistir a una representación teatral o visitar una exposición de arte no deberían ser para nadie actividades aisladas o excepcionales, que un evento o institución cultural cuente con el patrocinio de una empresa de tornillos, zumos o gafas tampoco debería considerarse un hecho fuera de los normal, sólo hay que dar el primer paso. El resto del camino lo podemos hacer juntos.

 

Elena María Sánchez
Héctor Colomé

Héctor Colomé, el `Buffa´

Héctor Colomé

 

De lo que nadie duda era de su rostro tenaz, su edad intangible o su voz honda, pero muy pocos saben que Héctor Colomé, como han asegurado su familia y amigos íntimos, era un hombre sensible, sabio y generoso. El actor hispanoargentino, que llegó a España en 1976 con 32 años de edad, falleció el sábado pasado en su tierra adoptiva. “Soy más argentino que un porteño”, dijo en diversas ocasiones, le cambiaron el nombre artístico nada más llegar a España de una forma extraña, como él mismo contó: “Yo no me lo quité, ¡me lo quitaron! Cuando debuté en el Teatro Príncipe de Gran Vía, en Madrid, me encontré con que en los carteles me habían quitado el Buffa, que es mi segundo apellido, antes que Colomé. Al parecer en valenciano suena muy mal eso de Buffa, o eso me dijo el productor que era valenciano”. Destacado actor tanto de cine, televisión como de teatro, aunque fue en este último donde forjó el grueso de su carrera, sobre todo gracias a su paso por la Compañía Nacional de Teatro Clásico. La última obra barroca que estrenó, con una compañía privada, fue Prospero Sueño a Julieta en el 2011, la cual pasó por el Festival de Almagro ese mismo año. A partir de ahora su Buffa siempre figurará en los carteles de nuestro recuerdo.