http://www.merveille.be/david_merveille/dessins.html

¿Cervantes, nuestro contemporáneo? Acércate a Cervantes

01

Cuando se dice, no sin cierta razón, que Cervantes podría ser nuestro contemporáneo, en realidad, se le está haciendo un flaco favor al genio del Siglo de Oro. Como si la calidad de una obra estuviese ligada al tiempo, y la permanencia de un autor y su obra fuese sorprendente cuando se le pone al lado del “progreso” que supuestamente ha conocido el mundo entre ese momento de creación y el momento de lectura. Pero a veces, el tiempo es solo eso, un avance cronológico, y lo que pasa entre un momento A y un momento B no conlleva connotaciones ni cambios mayores. Esos dos momentos, aunque neutros, son necesarios y sobretodo, existen. Acercar Cervantes a nuestro presente, arrancarlo de su época, sería pues eliminar una diferencia necesaria y existente. Si Cervantes escribiese su Don Quijote ahora, como lo muestra muy bien Borges, no querría decir lo mismo que la obra que conocemos hoy: las críticas serían otras, las problemáticas y demás cuestiones tendrían otros sentidos. ¿Qué querría decir escribir una novela de caballería en 2016?

13625047_10154425580699729_388795700_n

 

En el pequeño pueblo de Almagro, donde el Corral de Comedias cohabita con coches y terrazas de bares, hay una forma de respeto mutuo, una fina frontera entre lo que fue y lo que es. Son momentos que se reúnen el tiempo de una representación, de una exposición, y que cada año invaden las calles y los jardines del pueblo manchego. Aquí, se entiende la relación de Cervantes y su tiempo con nosotros: no son ellos que se acercan desde la lejanía del Siglo de Oro, somos nosotros los que salimos en su búsqueda. Que el escritor siga conmoviendo al artista que lo toma como inspiración, o haga reír al joven lector al que le hacen leer las Novelas ejemplares en el colegio, no quiere decir que sea “atemporal”. Eso supondría que lo que tiene aún que enseñarnos, el fino humor con el que lo hace, son lo suficiente abstractos, informes o bienpensantes, que han podido evitar arcaísmos y demás peligros del paso del tiempo. Sin embargo, lo que Cervantes dijo, lo que seguimos entendiendo, está lejos de ser puro concepto, una moraleja tan amplia, que nos permite seguir identificándonos con aventuras tan rocambolescas como las de Rinconete y Cortadillo.

Es mucho más, es todo lo contrario: Cervantes (y los otros grandes maestros de ese siglo, que le acompañan en esta 39 Edición del Festival de Almagro), consiguieron traer reflexiones de orden filosófico, social e histórico a la vida cotidiana de su tiempo, a la realidad palpable que se dibujaba entre las líneas de sus obras. Los entes que habitan esos universos concretos son el corazón de todas esas reflexiones: los hombres, mujeres de sus textos – esos seres mágicos – dialogan con nuestras experiencias y carencias, nuestros ideales y prejuicios, introduciendo un vínculo especial entre la ficción que representan y los intérpretes que somos. Las distintas producciones que animan este mes de julio el Festival, rinden cuenta de esta relación humana con el espacio literario clásico. Podremos ver distintas declinaciones del personaje de Dulcinea en la exposición Dulcinea, mujer inalcanzable, donde las miradas de los creadores exploraran los distintos sentidos que tiene hoy la distancia entre el Quijote y su amada. El licenciado vidriera saldrá de la escritura para proyectarse en el mural del artista Zësar Bahamonte, que traducirá en colores y formas la experiencia del objeto literario. Cada evento intentará aproximarse a esta herencia que nos ha dejado el Siglo de Oro desde un punto de partida distinto, desde una individualidad particular que supone un universo personal y actual de artista.

La permanencia de Cervantes entre nosotros es un trabajo que se tiene que llevar a cabo. Su obra no es algo que nos haya llegado de tiempos pasados y que solo tengamos que conservar: es una militancia por el arte, por la literatura, por la filosofía, por la historia… En Almagro, no militamos para que Cervantes se quede entre nosotros, sino para que siempre haya un canal abierto entre nosotros y sus enseñanzas, de nuestra época a la suya. Nuestra militancia es un viaje hacia sus obras. Dicho de otra manera, no es que Cervantes haya logrado escribir un texto tan universal que consigue hablar de nosotros a pesar de los cuatro siglos que nos separan, es que, aunque les pongamos nombres distintos, aunque no este en juego lo mismo, nuestras experiencias y carencias, nuestros ideales y prejuicios, siguen siendo los mismos que los suyos.

Texto de María Ridao, estudiante en Prácticas en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro. 

Ilustraciones de David Merveille 

One thought on “¿Cervantes, nuestro contemporáneo? Acércate a Cervantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *