Quién dijo que Tirso

LA FUNDACIÓN FESTIVAL INTERNACIONAL DE TEATRO CLÁSICO DE ALMAGRO ABRE SUS PUERTAS A LA CREACIÓN ESCÉNICA CON SU PRIMER PROYECTO: ENSAYANDO UN CLÁSICO

Quién dijo que Tirso

Porque lo bueno se hace esperar y lo estupendo todavía más, ya estamos aquí, estrenando el blog de Ensayando un clásico y con inmensas ganas de compartir con vosotros todo lo que se cuece en este primer proyecto de la Fundación. Gracias a él, tres proyectos de la capital y uno de procedencia internacional (formados todos ellos por diversos creadores escénicos como directores, dramaturgos, escenógrafos, iluminadores, figurinistas y músicos) podrán trabajar y elaborar un proyecto de creación escénica en torno a la mujer en los textos de Tirso de Molina.

El pasado 3 de noviembre tuvo lugar el acto de inauguración con la presentación del proyecto, por parte de la Fundación, junto a la conferencia inaugural La mujer en las comedias cómicas de Tirso de Molina llevada a cabo por Blanca Oteiza, profesora del Instituto de Estudios Tirsianos (GRISO).

Después del pistoletazo de salida, el martes 11 de noviembre y el miércoles 12, los diferentes grupos comenzaron los encuentros con los seis maestros que les guiarán a lo largo de estas semanas.
La primera sesión de trabajo fue capitaneada por Pedro Yagüe y Sandra Vicente. Pedro, profesional en el arte de la iluminación escénica, y Sandra, experta en el mundo del diseño sonoro, recibieron a los alumnos con un gran interrogante. ¿Por qué? Por qué ese sonido, esa luz y no otra. Por qué ese texto, ese autor y no otro. Los diferentes integrantes tomaron nota, y una servidora también, de cada lección que ambos expertos impartieron . “La primera idea que tengáis tiene que ser ambiciosa, pensad a lo grande. Luego ya habrá tiempo para cambios”.

La segunda sesión fue guiada por Laila Ripoll, directora y dramaturga, y Eduardo Vasco, director de escena, quienes relajaron los nervios de los asistentes con algunas bromas sobre los textos. Las mujeres en los textos de Tirso eran muy singulares, las de Lope… las de Lope eran más violentas.
A través de la imaginación de los diferentes grupos, pudimos conocer a un Don Gil vecino del barrio de Chueca, o a una Doña Violante, protagonista de La villana de Vallecas, como uno de los personajes tirsianos que no recurre al disfraz masculino para lograr su cometido.

De izquierda a derecha os presentamos a los profesionales que conducen las diferentes sesiones: Sandra Vicente, Pedro Yagüe, Laila Ripoll, Ramón B. Ivars, Ana Garay y Eduardo Vasco.

De izquierda a derecha os presentamos a los profesionales que conducen las diferentes sesiones: Sandra Vicente, Pedro Yagüe, Laila Ripoll, Ramón B. Ivars, Ana Garay y Eduardo Vasco.

Aunque uno de los participantes no pudo asistir a dicha sesión, estuvo presente a través de un vídeo en el que explicaba su visión sobre La venganza de Tamar, y donde manifestaba sus dudas acerca del origen de las obras de Tirso y Calderón, ya que ambos textos tienen un acto exactamente igual. ¿Quién copió a quién? ¿Eran tan amigos que compartieron escritura? Estas han sido algunas de las hipótesis mencionadas.
Todos y cada uno de los grupos tenían cientos de ideas y millones de dudas. Dudas que serán solventadas a lo largo de estas sesiones. Dudas que les harán crecer como creadores y como profesionales.
Algunos integrantes señalaron el valor y la importancia de recibir dichas clases destinadas únicamente a la parte técnica de un montaje teatral y agradecieron la oportunidad de asistir a ellas.
Al finalizar, nos aventuramos a preguntarles a Eduardo y a Laila por la iniciativa de la Fundación de demostrar interés por el desarrollo técnico, cuando es más común encontrar talleres destinados a la interpretación: “Lo fácil hubiese sido hacerlo para actores. Este taller atiende el trabajo en equipo. Favorece el trabajo común…”, “Ojalá la gente de mi generación hubiera tenido una oportunidad así. Este tipo de ideas tan prácticas son muy útiles y son un gran empujón”.

Ayer, jueves 13, cerramos la semana de la mano de Ramón B. Ivars y Ana Garay, ambos maestros en el mundo de la escenografía y el figurinismo.
El ambiente generado por Ramón y Ana fue de los más divertido. Ramón había sido profesor de Ana y esto hizo que entre los dos hubiese una cercanía palpable por todos los asistentes.
¿Qué pasaría si en un espectáculo se cambiara la escenografía y no ocurriese nada? Que habría sido un trabajo nefasto. Si puede funcionar cualquier otra escenografía es que hay algo que no está bien.
Tanto Ana como Ramón animaron a los diferentes grupos a intentar llevar a cabo su proyecto ideal.
“Debéis trabajar como si realmente fueseis a montar estos proyectos”.
Porque si había algo en lo que los dos coincidían, era en que había que pensar a lo grande. Imaginar el lugar ideal, con el presupuesto ideal y el material necesario.
En cierto momento, Ramón compartió con los allí presentes su propia definición de dossier.
“Un dossier siempre se hace para conseguir subvención. Es un objeto masturbatorio. Tú das placer a quien lo lee y esa persona te da dinero”.
Para finalizar la sesión, los dos maestros no vacilaron en asignar un par de tareas a todos los grupos. Los figurinistas deberán empezar por los pies, imaginando qué calzado van a llevar los personajes. Los escenógrafos tendrán que descubrir el suelo que pisarán dichos pies.
Gracias a la cercanía de los expertos, quienes no tuvieron problema en solventar cuestiones incluso durante el descanso, la sala del Instituto Cervantes, donde tuvo lugar la cita, se colmó de un ambiente familiar, beneficioso para un trabajo productivo de creación.
“Es importante ir concretando cosas a lo largo de estas semanas, aunque es cierto que en teatro se cambian cosas hasta el mismo día del estreno”.

África Hurtado

Estudiante en prácticas de la Resad para el proyecto Ensayando un clásico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *