azotea nueva numancia 02

MANO A MANO CON PEDRO YAGÜE

UNA NUEVA NUMANCIA EN LAS AZOTEAS QUE SE ILUMINA DE CONTEMPORANEIDAD

Muchos nervios y las emociones a flor de piel. Hoy charlamos con algunos de los participantes y maestros de Ensayando un Clásico, a los que asaltamos justo antes de las presentaciones en público de sus respectivos dossieres  y proyectos, el día 22 de diciembre 2015 en Nave 73, solo un día antes de la resolución. Dos de los proyectos de los cuatro seleccionados, pasaron a la segunda fase de Ensayando un Clásico, pero ni ellos ni nosotros sabíamos, a lo largo de estas entrevistas, quiénes serían los seleccionados. El director de escena y actor David Díaz y la dramaturga Laura Mundo, nos cuentan sus experiencias e impresiones. A su lado, mano a mano, iluminándoles el camino, ha estado el maestro Pedro Yagüe, diseñador de iluminación conocido por todos en el mundo de las artes escénicas. Cuenta con dos premios Max y en 2015 recibió el Premio Ceres siendo, además, Coordinador Técnico del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro desde el año 2005.

El proyecto escénico Nueva Numancia, basado en el texto cervantino El cerco de Numancia, será el centro de atención de nuestro blog de hoy. Una propuesta dramatúrgica valiente, actual y poética, que sitúa a los personajes de Cervantes en la azotea de un edificio a punto de ser demolido, y en el que los ciudadanos desahuciados toman la palabra del autor y la suya propia, para expresar su lucha por la dignidad, tanto íntima como en el contexto de la sociedad contemporánea. En un juego metateatral que traza diversas líneas de dramaturgia, los protagonistas de esta historia pasan de ser jóvenes de hoy en día, a ser actores representando las escenas cervantinas, hasta que el verso se apodera de ellos… o no.

azotea nueva numancia 02

 

PREGUNTA a David Díaz – Como director de escena de Nueva Numancia, ¿cuál ha sido tu experiencia personal en Ensayando un Clásico, tus impresiones y la evolución en el desarrollo de vuestro proyecto?

RESPUESTA – Nosotros partíamos casi de cero, teníamos conceptos o ideas de dramaturgia pero no mucho más, con lo cual el desarrollo ha sido grandísimo. También hemos tenido conflictos, con analogías que queríamos hacer con la dramaturgia. La verdad es que hemos trabajado mucho para encontrar la fórmula, lo cual no ha sido en absoluto negativo pero sí ha sido como someterse a una prueba de fuego, había que tomar muchas decisiones.

 

El trabajo por parte de todos los participantes ha sido evidente y creo que el resultado final se ha constatado en los dossieres finales.

Pedro Yagüe

 

Pregunta a Pedro Yagüe – ¿Cómo has vivido la experiencia a nivel personal y profesional de participar como maestro Ensayando un Clásico?

R.- Por segundo año consecutivo la experiencia, tanto personal como profesional, ha sido magnífica. En lo personal conoces a gente maravillosa y en lo profesional a gente con tus mismas aspiraciones, que tienen la misma ilusión por este arte nuestro, tan difícil pero mágico a la vez, que es el teatro.

Pregunta a Pedro Yagüe – ¿Qué te has encontrado “a primera vista” y cómo crees que finalmente se han “iluminado” las cuatro propuestas? ¿Han fructificado (o no) tus consejos, tus propuestas, tus motivaciones, en los alumnos participantes?

R.- Las primeras propuestas de todos los proyectos estaban bien, correctas, pero quizás les faltaba ese punto de conexión e implicación que la iluminación teatral debe tener con el resto de las disciplinas artísticas. Había muchas ideas, por lo general muy interesantes pero creo, en mi humilde opinión, que faltaba ordenarlas y ponerlas en consonancia con el resto del proyecto. Creo que, en general, todos han avanzado de una manera óptima y han sacado partido a los talleres. El trabajo por parte de todos los participantes ha sido evidente y creo que el resultado final se ha constatado en los dossieres finales.

P. a David Díaz – ¿Cómo ha sido tu relación con los maestros?, ¿los conocías antes de esta toma de contacto en Ensayando un Clásico?

R.- de David Díaz – No los conocía personalmente, sí por supuesto sabía de ellos, puesto que son profesionales de mucho prestigio. Hay gente con la que estableces más afinidad y personas a las que les gusta más tu proyecto que a otros, pero en general la relación con todo el mundo ha sido muy buena. Creo que a nosotros, que traíamos el proyecto en un estadio inicial casi germinal, nos ha servido muchísimo, nos ha impulsado a trabajar, a reunirnos muy a menudo, a conseguir un considerable crecimiento.

 

P. a Pedro Yagüe – ¿Cuál crees que era, en general, el nivel de conocimiento, concretamente en el campo de la iluminación, por parte de los participantes?

R.- En general el nivel era bueno. Quizás había cierta descompensación entre unos proyectos y otros. Sobre todo técnicamente, el nivel suele ser bajo, en general. Pero es verdad que la ilusión y las ganas de los participantes suele suplir esta carencia. Están tan implicados en sus proyectos que absorben toda la información y consejos de forma extraordinaria. En la actualidad, la iluminación es una asignatura pendiente en muchas de las escuelas de Arte Dramático. Espero que con los años esta situación vaya cambiando y los estudiantes se puedan formar de forma global en todas las disciplinas.

 

P. a David Díaz – Las personas que participáis en el proyecto Nueva Numancia, ¿formabais antes compañía o habéis decidido reuniros para esta aventura?, ¿por qué en este proyecto decides asumir el rol de director?

R.- Yo soy actor pero tengo una compañía – no ésta, otra – y genero mi propio trabajo. Antes de Ensayando un Clásico ya había escrito y dirigido dos textos. Entré en contacto con Laura, que conocía mi trabajo, y nos pusimos manos a la obra. Al resto de este equipo lo he ido conociendo a lo largo de este proceso, lo cual ha sido interesantísimo. Pero la idea de presentar nuestra propuesta en Ensayando un Clásico, el motor indiscutiblemente, ha sido Laura Mundo.

 

 

azotea nueva numancia 01

Maqueta escenográfica del proyecto “Nueva Numancia”

Se aprende a sintetizar y a extraer lo importante. No sirve solo para la dirección o la dramaturgia, sino para la vida.

Laura Mundo

P. a Laura Mundo – Tomando como punto de partida vuestra idea inicial de situar El cerco de Numancia en la azotea de una casa a punto del desahucio, ¿cuál ha sido la evolución en el campo que tú asumes, la dramaturgia?

R.-  Ha evolucionado muchísima. Al principio planteábamos Nueva Numancia en la azotea de un edificio en Vallecas que estaba a punto de ser desahuciado, pero ahora lo vamos a hacer en un edificio que ya ha sido desahuciado. Los vecinos se cuelan en la azotea de su antigua casa para evitar la demolición, que va a ser esa misma tarde. Ahora hay metateatro: los vecinos hacen una representación de La Numancia y la retransmiten en streaming. Se entremezcla la prosa poética que yo misma he escrito, con las escenas de La Numancia de Cervantes.

 

P. a Laura Mundo – ¿Con lo cual has tenido más trabajo de dramaturgia y más compromiso?

R.- Si, porque al principio lo que tenía que hacer era copiar, pegar…entre comillas, y ahora aparte de ese trabajo, he escrito escenas nuevas, por supuesto relacionadas con La Numancia.

 

P. a Laura Mundo – Digamos que… ¿estás planteando una propuesta con una línea de dramaturgia más contemporánea?

R.- Si, de hecho el texto está prácticamente terminado y es más contemporáneo, la prosa es poética y además he querido evitar lo panfletario. Al final son personajes de hoy en día que representan La Numancia. Aunque al final La Numancia les representa más a ellos que al contrario, porque terminan hablando más en verso que en prosa.

 

P. a Laura Mundo – ¿El texto de Cervantes se apodera de ellos y de la situación?

R.- Se apodera de ellos y representa sus problemas, sus conflictos y su tragedia. Mantenemos un suicidio, como ocurre en La Numancia.

 

En la actualidad, la iluminación es una asignatura pendiente en muchas de las escuelas de Arte Dramático.

Pedro Yagüe

P. a David Díaz – ¿Cómo habéis trabajado el concepto de iluminación en Nueva Numancia?

R.-  En nuestra Nueva Numancia hay dos planos, puesto que los personajes suben a una azotea para ejercer resistencia porque han sido desalojados de sus casas y como último recurso lo que hacen es representar La Numancia de Cervantes y la retransmiten por streaming, con lo cual tenemos estos planos: por un lado lo que les ocurre a los vecinos que han sido desalojados y por otra parte la representación de La Numancia. Hay un plano más realista de iluminación, en la azotea, que además evoluciona cromáticamente, otro plano que sería la luz de la representación, que construiremos los actores con elementos externos con los que se va a limitar el espacio escénico; y por último también habrá un plano poético, rompimientos que nos servirán para centrarnos en momentos más personales, íntimos, de cada personaje, con luces más irreales. Además habrá proyecciones que darán otra textura al espectáculo.

P. a David Díaz- ¿Estas ideas de iluminación la aportaba el proyecto desde su inicio o han ido surgiendo mano a mano del trabajo con el maestro Pedro Yagüe?

R.- Nosotros teníamos claro el tema de las proyecciones, pero sí, hay muchas otras ideas nuevas que hemos ido trabajando mano a mano con Pedro.

P. a David Díaz – En este campo concretamente, el de la iluminación, ¿habéis volado o habéis intentado ajustaros a vuestra realidad, en relación con las posibilidades técnicas y de producción?

R.- Creo que lo tenemos ajustado, porque además en el equipo contamos con una persona que lleva la producción. Hemos buscado materiales económicos, no sólo en este tema sino en otros campos, como tela asfáltica, uralita, etc.

P.- a Pedro Yagüe – Concretamente en el proyecto Nueva Numancia, en el que tan importante ha sido la luz para crear espacios, ¿cómo ha sido la evolución del trabajo?

R.- La evolución ha sido muy buena. En un principio, el proyecto de escenografía, vestuario, incluso dramaturgia, iban un poco desligados de las ideas del iluminador. Éstas eran brillantes, pero no estaban, en muchos casos, en consonancia con el resto de disciplinas. A lo largo de los talleres se han ido concretando las propuestas y de cara al espacio de la azotea, la escenógrafa, el iluminador y sobre todo la dirección, han marcado unas líneas comunes muy interesantes. Por poner un ejemplo, la uralita y la claraboya son elementos que aúnan perfectamente esta unión de ideas. Desde mi punto de vista, se ha creado un espacio escénico muy interesante para poder desarrollar su proyecto.

 

Yo considero que he aprendido mucho, sobre todo por trabajar en equipo y por el planteamiento multidisciplinar.

David Díaz

 

P. a David Díaz – Y ahora que habéis llegado al fin de la primera etapa del proceso, ¿veis la puesta en escena de la Nueva Numancia más o menos posible que al inicio?

R.- Lo veo bastante realizable. La dramaturgia está muy desarrollada, casi hecha, el concepto de la obra está muy claro, así que lo veo mucho más realizable de lo que se veía hace dos o tres meses.

P. a Laura Mundo – ¿Cómo te has sentido tú en todo este proceso creativo?

R.-  Al principio un poco perdida pero cuando encontramos la idea de hacer metateatro todo se fue encauzando, fuimos poniendo las diversas ideas en común con todos los tutores. Muy bien, me ha servido mucho.

P. a Laura Mundo – ¿Qué te parece el hecho de tener que presentar en público vuestra propuesta y de plasmarla en un dossier?

R.- Me gusta, porque aprendes a defender una idea en veinte minutos y a condensar un dossier, con lo cual se aprende a sintetizar y a extraer lo importante. No sirve solo para la dirección o la dramaturgia, sino para la vida.

P.- a David Díaz – ¿Cuál podría ser tu opinión final y en síntesis de la experiencia que has vivido?

R.- Ha sido un trabajo muy bonito, yo considero que he aprendido mucho, sobre todo por trabajar en equipo y por el planteamiento multidisciplinar que ha ido convergiendo en una puesta en escena.

 

TEXTO: BEATRICE BERGAMÍN

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *