plansjet-0169-16

¿Por qué no escuchar a los niños?

plansjet-0169-16

Foto: Fundación Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro

El Festival está cerca de cumplir sus 40 años de existencia, una marca que refleja su calidad, el esfuerzo del equipo, reconoce el trabajo de los actores, directores, autores, y todos los profesionales involucrados en las ediciones que se llevaron a cabo desde que Almagro si convirtió en la ciudad del teatro clásico.

Pero, todo esto no iba a ser posible si también no estuviera ahí la asistencia, las personas que se marchan a Almagro para vivir la experiencia de los clásicos del siglo de oro en el teatro. Y, además de ellos, la gente de Almagro, que asiste a los cambios que el Festival trae a su ciudad natal, recibe a los visitantes y turistas, tiene la oportunidad de trabajar directa o indirectamente en él, y que vio parte de su población crecer lado a lado al festival. Hay una generación que ha crecido con él y que, seguro, lo tiene como una parte importante de sus recuerdos.

Mantener un festival activo, vivo e interesante por tanto tiempo, encarga una constante actividad creativa, búsqueda por calidad y oportunidades de generar distintas experiencias a los asistentes. Pero, junto a todo, está un tema transversal, que es de interés de gestores culturales, productores, y profesionales involucrados con la cultura: la formación, generación y conservación del público.

Así que, distintas estrategias pueden llevarse a cabo para llamar la atención y trabajar con la formación y conservación del público. Participar de charlas, cooperar con otros festivales y eventos culturales, gestionar los canales de comunicación, generar conocimiento, promover el dialogo con otras expresiones artísticas, son algunas de las iniciativas posibles y que pueden tener como foco distintos públicos, por ejemplo, los niños.

Los niños son muchas veces olvidados en estas actividades. Especialmente si son temas que, en un primero momento, la gente suele pensar que no hay una conexión directa con ellos. Pero, necesitamos reflexionar, si buscamos que las iniciativas culturales tengan manutención y que la gente continúe teniéndolas como una opción, ¿cómo no tener a los niños como parte de estas actividades?

Cuando llegué a la Fundación del Festival me embargó que, además de tener una parte de su programación dirigida a los niños, esté en marcha un certamen en lo cual el teatro infantil es el tema y que tiene a los niños directamente involucrados a él.

En 2016, seis espectáculos compiten en el 5º certamen Barroco Infantil. Son funciones creadas a partir de la adaptación de textos clásicos del siglo de oro a un lenguaje más accesible al público familiar, especialmente a los niños para que, de una manera creativa, ellos puedan acercarse al teatro y a los clásicos.

Ellos podrán asistir a Don Quijote en la Patera, inspirado en la obra de Miguel de Cervantes; Y Los Sueños, Sueños Son, adaptaciones de los textos de Pedro Calderón de la Barca; Don Giovani Y Pulchinela, un Don Juan en títeres dell`Arte partiendo de los textos de A. Perrucci y el de Tirso de Molina, y un canovaccio de A. Passanti cerca del mito de Don Juan. La programación sigue con Lazarillo, basado en la obra El Lazarillo de Tormes; Quijote, el vértigo de Sancho que cuenta la amistad entre los dos personajes de Cervantes y cerrando, ¿Qué con Quique Quinto? Una adaptación de la obra Enrique V de William Shakespeare. No olvidando claro de los espectáculos  y otras actividades gratuitas como las exposiciones e algunas iniciativas de Acercase a Cervantes, o sea, la programación está llena de programas para la familia!

Entre los asistentes de los 6 espectáculos estará un grupo de jurados que, con base en sus experiencias, gustos personales y conocimiento técnico, elegirá aquél que más les gusta. Mitad de estos jurados van a ser niños de Almagro, que participarán del certamen, y sus votos serán valorados con la misma importancia de los votos de los adultos.

Los niños son seleccionados en las escuelas locales después de participaren en un certamen. En 2016, ellos tuvieran que presentar un dibujo hecho a partir del tema del festival. Los mismos fueron enviados al equipo en Madrid y nosotros, destacamos los 3 que ahora participarán del certamen. Ojo, fue una tarea durísima porque, de verdad, los dibujos estaban estupendos!!!

Ellos vivieron la expectativa del concurso, conocerán a profesionales del teatro y a los otros jurados, participarán de la organización del festival, van a experimentar una actividad distinta de su rutina y, principalmente, tendrán voz.

La oportunidad de estar ahí les mostrará el teatro y los clásicos de una manera muy particular que, puede tener como consecuencia la ampliación del interés por el arte y por el teatro, compartirán la experiencia con su familia y sus amigos, y hasta mismo generar la voluntad de trabajar en teatro o conocer aún más los temas clásicos. Para estos niños el Festival de Almagro ya ha empezado hace mucho y su cierre no ocurrirá cuando sé anunciado el premio del Certamen Barroco Infantil, tampoco cuando cierre la última función de la 39ª edición porque a partir de ahí, la ilusión del teatro tiene grandes posibilidades de encontrar sitio en sus corazones.

Por Marina Simião 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *