berkoff-poe-tell-tale-heart

Steven Berkoff, una vida dedicada al mal

berkoff-poe-tell-tale-heart

“Lo mejor ha sido el malo”. Esta es una de las frases habituales que escucharás si pones atención a la salida de una sala de cine. Aunque puede no ser un análisis cinematográfico muy meticuloso, representa muy bien la fascinación que los espectadores sentimos hacia los personajes malvados, en los que vemos representados nuestros instintos más bajos con la seguridad que ofrece la distancia de la pantalla o el escenario. El oficio de actor es el único que te permite dedicar tu vida a la crueldad sin ser juzgado por ello, sino recibir admiración y reconocimiento.

Una de estas vidas dedicadas al mal ha sido la del actor, dramaturgo y director británico Steven Berkoff, que traerá Shakespare’s villains al Festival de Teatro Clásico de Almagro el 8, 9 y 10 de julio. Berkoff, con una inmejorable carrera teatral a sus espaldas, también ha sido fichado para interpretar a grandes villanos en la gran pantalla.

Hitchcock decía que “cuanto más elaborado sea el malo, mejor será la película” y muchos directores sabían que con las tablas de Berkoff tenían el grado necesario de maldad asegurado. Quizá su personaje cinematográfico más mítico sea el general Orlov, que consiguió inquietar al James Bond de Roger Moore en Octopussy. También fue el policía encargado de hacer hablar al protagonista de La naranja mecánica utilizando los métodos más dolorosos. Tanto le gustó su labor a Kubrick que volvió a trabajar con él en su siguiente película, Barry Lyndon, en la que interpretaba a Lord Ludd. El cine de Hollywood más comercial también ha contado con sus maléficas aptitudes en la saga Rambo o en Millenium: La chica del tatuaje del dragón.

El dramaturgo, tras el éxito de su representación en Londres y su gira mundial, trae a Almagro a los villanos de Shakespeare. Los Macbeth, Shylock, Ricardo III…algunos llevan la maldad en sus genes, otros son la consecuencia de una sociedad perversa, lo que nos hace verlos como rebeldes y crear esa complicidad con el espectador, que hace que los comprendamos a pesar de que cometan los actos más terribles. Las motivaciones de estos personajes son diversas y van desde el deseo de venganza hasta la ambición, algunos son más inteligentes y tienen métodos más sutiles que otros, pero todos tienen una psique atrayente que el autor analiza de manera provocadora.

Esperemos que Berkoff no sea de esos actores a los que les cuesta desprenderse de sus personajes, ya que de lo contrario los que visiten Almagro deberán permanecer alerta por si se cruzan con él en alguna de las noches de verano.

Por Óscar Díaz.

CITA CON BERKOFF EN EL FESTIVAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *