Equipo creativo de "¡Qué herencia, qué figura, qué paciencia!"

¡Qué herencia, qué figura, qué paciencia! , con Fernando J. López

Equipo creativo de "¡Qué herencia, qué figura, qué paciencia!"

                              Equipo creativo de “¡Qué herencia, qué figura, qué paciencia!”

Compartimos una de las tutorías que Gorka Martín y Óskar Galán, director y dramaturgo respectivamente de la Cía. Sinsorgadas y Producciones, tienen con Fernando J. López. La propuesta de este equipo artístico, participante en Ensayando un clásico, está basada en la comedia de Rojas Zorrilla titulada Lo que son mujeres y con esta propuesta nos descubren a sus protagonistas: Matea y Serafina, mujeres peculiares que no responden en absoluto a lo que se espera de las damas del teatro del Siglo de Oro. Ambos personajes femeninos tienen una visión distinta de los hombres, del matrimonio, del amor y, por supuesto, de su propio papel como mujeres. Sólo hay que leer el arranque de la obra para comprobarlo.

En sesiones de trabajo como ésta el dramaturgo del proyecto tiene la oportunidad de confrontar periódicamente las decisiones que dramatúrgicamente va tomando con Fernando J. López, cuya labor en este proceso es acompañar y asesorar desde la experiencia y la escucha, y siempre desde un punto de vista esencialmente práctico. Así, escena a escena, el dramaturgo plantea cómo va a abordar, o ya ha abordado, cuestiones tan concretas como el corte de pasajes redundantes, la supresión de personajes, la inserción de texto apócrifo… Junto al maestro, comprueban en las sesiones de trabajo su adecuado funcionamiento y cómo estas acciones dramatúrgicas afectan al sentido general de la obra, al ritmo, a la propia puesta en escena y acercan o no el texto de Rojas Zorrilla a ese lugar a donde la propuesta de este equipo creativo nos quiere llevar.

Para otorgar a Matea y Serafina el brillo que merecen, adelantamos que este equipo creativo ha optado por trabajar dramatúrgicamente en torno a la construcción de saltos temporales que dinamicen, generen intriga y capten la atención del espectador y, todo ello desde la comedia con guiños musicales inesperados que… no vamos a desvelar.

fitca17_b_ensayando_cas

¡Arrancamos!

bnprimera-sesion

Parte del cuadro de profesores y de los participantes de esta edición

El pasado lunes siete de noviembre, se celebró la primera de las sesiones de trabajo que se sucederán a lo largo de esta III edición de Ensayando un clásico. Ante los profesores, los miembros de los cinco equipos artístico-técnicos seleccionados explicaron las decisiones dramatúrgicas y estéticas adoptadas, las razones que les habían llevado a tomarlas, lo que querían contar en sus puestas en escena, por qué esos textos y no otros… Pues éste es, precisamente, uno de los objetivos de este proyecto: aprender a explicar de manera solvente y con coherencia, ya sea a través de la palabra oral o escrita, o a través de imágenes, una propuesta escénica.

Entre los cinco proyectos seleccionados en esta edición dedicada al humor, además del entremés de Cervantes La elección de los alcaldes de Daganzo, o Las ferias de Madrid de Lope de Vega, los participantes se han atrevido a trabajar textos prácticamente desconocidos, como la Mojiganga de las visiones de la muerte de Calderón, Lo que son mujeres, de Rojas Zorrilla y Quien no cae no se levanta, de Tirso de Molina. Textos con visiones delirantes y muy poco convencionales de la religión, con mujeres que se gobiernan a sí mismas o con cómicas transgresiones de la idea de la muerte. Hallazgos que evidencian la riqueza de nuestro legado teatral barroco y lo mucho que aún nos queda por atrevernos a descubrir.

fitca17_b_ensayando_cas

Cuad_09

9ª Instantánea del cuaderno de creación de “Las harpías en Madrid”

Cuad_09

Foto: Archivo Las harpías en Madrid

“Por el amor la mujer lo arriesga todo y, sin temor ni vergüenza, se deja vencer por sus encendidos deseos. Más quiere la mujer placer presente que gozo advenidero.” Así lo escribió Juan de Flores (1455-1525) y así lo creen nuestros galanes, César Antonio (Paco Déniz) y Horacio Ventura (Juanan Lumbreras), que están a punto de recibir unas cuantas lecciones prácticas sobre igualdad de manos de nuestras harpías. Ambos personajes están inspirados en la llamada comedia de figurón y los dos magníficos actores que los encarnan han sabido llenar sus acciones de tanto humor y autoparodia como de humanidad, buscando ese lado frágil, vulnerable y, por qué no, también ridículo que, a su modo, todos tenemos.

 

PIE PARA POST

Cuad_08

8ª Instantánea del cuaderno de creación de “Las harpías en Madrid”

Cuad_08

Foto: archivo Las harpías en Madrid

FELICIANA.   Mal reciben los hombres a las mujeres en su mundo.

LUISA.            Pues habrán de hacerlo, que su mundo ha de ser también nuestro o no ha de ser.

Fuertes y combativas, así son nuestras tres protagonistas, encarnadas por Nuria González (Teodora), Natalia Hernández (Feliciana) y Marta Aledo (Luisa). Y está siendo un auténtico placer ver cómo en cada ensayo componen y llenan de matices a estas tres mujeres tan distintas entre sí y, a la vez, unidas por un mismo objetivo: conquistar su lugar en un mundo que pretende dominar sus voluntades. Un mundo dibujado por la escenografía de Mónica Boromello a través de los misteriosos baúles que se adivinan en la imagen y que, advertimos, esconden mucho más de lo que parece…

 

PIE PARA POST

7_Harp

7ª Instantánea del cuaderno de creación de “Las harpías en Madrid”

7_Harp

Foto: Archivo Las Harpías en Madrid

Notas azules para las escenas que hay que revisar. En verde para las que hay que ampliar. En rosa para las que hay que acortar… Todo texto teatral es un proceso abierto que nunca se termina hasta que la obra se pone en escena. Por eso nuestro autor, Fernando J. López, anda siempre armado con un taco de post-its y un ejército de lápices para tomar nota de cuanto surge en los ensayos, trabajando codo con codo con nuestro director, Quino Falero. En el camino se ha contado, además, con la ayuda de especialistas en el Siglo de Oro, como José Carlos Menéndez, y se han sumado las aportaciones de los actores, siempre dispuestos a enriquecer sus personajes y a darles vida más allá de las páginas en que se dibujan sus palabras.

 

PIE PARA POST

harpías_lectura

Las Harpías, de verdad, te roban… roban sonrisas, ilusión, encantamiento!

harpías_lectura

Foto: Fernando J. López

La primera vez que me acuerdo de haber ido a una función teatral, fue cuando llevaba unos 6, 7 años y fue la puesta en escena de una adaptación del libro “Sítio do Pica Pau Amarelo” de Monteiro Lobato, uno de los principales autores de literatura infantil de Brasil.

No me acuerdo si fue una actividad del colegio o si fue una actividad en familia. Lo que sí me acuerdo, los colores, el sonido y las risas de la asistencia, la mayoría, niños como yo. Me encanté con Emilia, la muñeca de trapo que llevaba el pelo de muchos colores y me moría de miedo de Cuca, la villana que era una mezcla rara de yacaré y bruja.

05_Harp nueva

5ª Instantánea del cuaderno de creación de “Las harpías en Madrid”

05_Harp nueva

 

Nuestras harpías son mujeres aguerridas que no están dispuestas a dejarse arrastrar por las voluntades ajenas en un mundo de hombres. Tan diestras con la lengua como con la espada, las actrices que encarnan a Teodora y a Luisa (Nuria Gónzález y Marta Aledo) se entrenan en esgrima y se preparan a conciencia, bajo la atenta mirada de nuestro instructor (Mon Ceballos), para salir airosas de cualquier duelo.

 

PIE PARA POST

04_Harp nueva

4ª Instantánea del cuaderno de creación de “Las harpías en Madrid”

04_Harp nueva

 

Si en toda función son importantes el vestuario y el maquillaje, en un clásico lo son todavía más: de su magia depende en gran parte que la máquina en el tiempo funcione y nos lleve al lugar deseado. Aquí son Lupe Valero y Chema Noci quienes se encargan, entre vestidos y afeites, de transportarnos al Siglo de Oro con su talento. Y de convertir a Luisa (Marta Aledo) en mujer u hombre según la situación lo requiera, que muchas son las formas en que ha de saber mostrarse una harpía…

 

PIE PARA POST