Baltasar de Alcázar, poeta huérfano

En las antologías poéticas encontramos junto a los grandes poetas de nuestro Siglo de Oro como Quevedo, Lope de Vega, Góngora, Cervantes o Fray Luis de León, otros poetas cuyos versos son todavía más invisibles.

Es el caso de Baltasar de Alcázar, nacido en 1530 en Sevilla y fallecido en 1606 en Ronda (Málaga). En sus poemas, Baltasar de Alcázar no mira los muros de la patria mía, ni de la suya; tampoco alaba la descasada vida del que huye del mundanal ruido. ¿Para qué? Sí, Baltasar de Alcázar ya sabía que nos íbamos a convertir en tierra, en humo, en polvo, en sombras, en nada. Así que, prefirió cultivar un tono festivo, jocoso, casi absurdo, nunca sangrante, poco común en el Siglo de Oro. Sus poemas giran en torno a los placeres de la buena mesa y a los encantos de las mujeres. En ellos muestra un talento indiscutible para cuadrar métricamente el chiste en el sitio que corresponde. Así es la obra de este poeta huérfano de centenarios y de lectores, pero no de ese bien tan preciado y del que todos andamos bastante huérfanos que es la risa.

Tres cosas me tienen preso
de amores el corazón,
la bella Inés, el jamón,
y berenjenas con queso.

Esta Inés, amantes, es
quien tuvo en mí tal poder,
que me hizo aborrecer
todo lo que no era Inés.
Trájome un año sin seso,
hasta que en una ocasión
me dio a merendar jamón
y berenjenas con queso.

Fue de Inés la primer palma;
pero ya juzgarse ha mal
entre todos ellos cuál
tiene más parte en mi alma.
En gusto, medida y peso
no le hallo distinción:
ya quiero Inés, ya jamón,
ya berenjenas con queso.

Alega Inés su bondad,
el jamón que es de Aracena,
el queso y la berenjena
la española antigüidad.
Y está tan en fiel el peso
que, juzgado sin pasión,
todo es uno, Inés, jamón,
y berenjenas con queso.

A lo menos este trato
destos mis nuevos amores
hará que Inés sus favores
nos los venda más barato.
Pues tendrá por contrapeso
si no hiciere razón,
una lonja de jamón
y berenjenas con queso.

Baltasar de Alcázar 

Foto de portada del dossier "Quién no cae no se levanta"

Quién no cae no se levanta, con Elisa Sanz

La Finea Teatro participa en esta edición de Ensayando un clásico con una desconocida comedia de Tirso de Molina titulado Quién no cae no se levanta, protagonizada por la curiosa Margarita. La obra forma parte de ese ciclo de obras de este autor que giran en torno a la rebeldía de la mujer y que han sido tan poco representadas, como Antona García o La prudencia en la mujer. Y, Margarita, la protagonista engorda las filas de ese amplio grupo de personajes femeninos que atraviesan la literatura occidental a las que se las acusa de haber aprendido todos los vicios en las novelas, y por eso se les termina por prohibir leer.

Foto de portada del dossier "Quién no cae no se levanta"

Foto de portada del dossier “Quién no cae no se levanta”

Los escenógrafos Antiel Jiménez y Paola de Diego, miembros del equipo creativo de La Finea Teatro serán los encargados que crear escenográficamente el universo de Margarita. En las tutorías con la escenógrafa Elisa Sanz exponen su idea de convertir el escenario en la habitación de Margarita que será resultado, despojo e ingrediente de los que le pasa al personaje. Los referentes estéticos manejados vienen del mundo del videoclip, la instalación, la moda… y ahora es el momento de traducirlo en formas y en herramientas que pueda utilizar el director de escena, que es de lo que se trata. Crear antes de que la excesiva reflexión les aleje de la frescura de las primeras ideas.

Otra de las cuestiones que Elisa Sanz plantea es la posibilidad de reflexionar y poder crear en torno a la pregunta ¿cómo se va a meter al público en la escenografía?, ¿va a pasar algo a la entrada del público que le predisponga? Nuevas posibilidades sobre las que trabajar el espacio que está más allá del escenario. Nuevos retos.

Equipo creativo de "¡Qué herencia, qué figura, qué paciencia!"

¡Qué herencia, qué figura, qué paciencia! , con Fernando J. López

Equipo creativo de "¡Qué herencia, qué figura, qué paciencia!"

                              Equipo creativo de “¡Qué herencia, qué figura, qué paciencia!”

Compartimos una de las tutorías que Gorka Martín y Óskar Galán, director y dramaturgo respectivamente de la Cía. Sinsorgadas y Producciones, tienen con Fernando J. López. La propuesta de este equipo artístico, participante en Ensayando un clásico, está basada en la comedia de Rojas Zorrilla titulada Lo que son mujeres y con esta propuesta nos descubren a sus protagonistas: Matea y Serafina, mujeres peculiares que no responden en absoluto a lo que se espera de las damas del teatro del Siglo de Oro. Ambos personajes femeninos tienen una visión distinta de los hombres, del matrimonio, del amor y, por supuesto, de su propio papel como mujeres. Sólo hay que leer el arranque de la obra para comprobarlo.

En sesiones de trabajo como ésta el dramaturgo del proyecto tiene la oportunidad de confrontar periódicamente las decisiones que dramatúrgicamente va tomando con Fernando J. López, cuya labor en este proceso es acompañar y asesorar desde la experiencia y la escucha, y siempre desde un punto de vista esencialmente práctico. Así, escena a escena, el dramaturgo plantea cómo va a abordar, o ya ha abordado, cuestiones tan concretas como el corte de pasajes redundantes, la supresión de personajes, la inserción de texto apócrifo… Junto al maestro, comprueban en las sesiones de trabajo su adecuado funcionamiento y cómo estas acciones dramatúrgicas afectan al sentido general de la obra, al ritmo, a la propia puesta en escena y acercan o no el texto de Rojas Zorrilla a ese lugar a donde la propuesta de este equipo creativo nos quiere llevar.

Para otorgar a Matea y Serafina el brillo que merecen, adelantamos que este equipo creativo ha optado por trabajar dramatúrgicamente en torno a la construcción de saltos temporales que dinamicen, generen intriga y capten la atención del espectador y, todo ello desde la comedia con guiños musicales inesperados que… no vamos a desvelar.

95876f08a0d1df623ad2dd184c89c01d

El abridor de cuellos. Tendencias de moda y Barroco

da6f1ea2d1d3a9e083b9273f715aff00

Foto de Sacha Goldberger

El 12 de marzo de 1623, Miércoles de Ceniza, una tropa de alguaciles salió a las calles de Madrid armados con tijeras. Su cometido: no dejar cuello de lechuguilla vivo y para ello hubo que recurrir al terror y a la fuerza, causando en consecuencia la agitación popular. Estos cuellos, llamados de lechuguilla, se confeccionaban formando unas ondas que la asemejaban a las hojas de las lechugas rizadas, se azulaban con unos polvos especiales que venían de las Indias holandesas, de elevado coste. Con el aumento del tamaño apareció el interés por mantener no solamente la ‘blancura’ del material sino se requirió de su almidonado. A cada pliegue se le denominó ‘abanillo’ o ‘abanico’ y en los extremos había unos cordeles trenzados puestos de tal modo que al tirar de ellos se conseguía juntar los abanicos y al soltar se aflojaban.

95876f08a0d1df623ad2dd184c89c01d

Foto de Sacha Goldberger

La pragmática que entró en vigor en 1623 también incluía la prohibición del oficio de “abridor de cuellos”. No eran sastres ni costureros, tampoco pertenecían al gremio de los peluqueros, eran hombre y mujeres que tenían como oficio ahuecar los pliegues de los cuellos alechugados y que surgieron precisamente debido a las grandes dimensiones que llegaron a adquirir y a la necesidad de mantenerlos blancos, planchados y rígidos, lo que exigía una gran habilidad y procedimientos especiales que llegaron a constituir un arte. A partir de aquel día se enfrentaban a la vergüenza pública y al destierro.

Sin embargo, estos engorrosos adornos gozaban como pocos del favor de los elegantes de la época. Desde 1619 se venía declarando la guerra a estos cuellos imposibles que llenaban las tiendas madrileñas de productos foráneos procedentes de Milán, Florencia, Holanda e Inglaterra ya que la industria de la capital no era capaz de surtir de las materias primas que se requerían para fabricar estas piezas. Pero las pragmáticas que los prohibían se convertían en papeles inútiles dentro de la enorme maquinaria burocrática del rey Felipe III.

La corte española del Siglo de Oro se ofrecía al mundo y al resto de los españoles como un espectáculo teatral. Interpretaba el papel de una nación que todavía se creía opulenta, triunfante y segura de su destino único. Este mensaje se transmitía tanto a través de las grandes exhibiciones del poder, como de lo más pequeño: desde los incontables detalles protocolarios hasta los accesorios masculinos y femeninos. Desde la cosmética a la peluquería, desde el calzado a los guantes y cuellos. Componían la vestimenta de los hombres y mujeres de corte quienes no estaban dispuestos a renunciar a los aderezos que los caracterizaban. El espectáculo debía continuar.

Texto de Elena Mª Sánchez 

slider ensayando

Ensayando un clásico: el humor en el Siglo de Oro español

slider ensayando

Hay un principio antropológico por el cual la risa y la alegría cuando se comparten, aumentan. ¿Por qué? Ésa sería una buena pregunta si tuviéramos a mano a un antropólogo, pero como no hay ninguno en la sala, debemos asumir que la risa es contagiosa y difusa, indefinida, borrosa. Seas más de reírte con Amanece que no es poco, con La venganza de Don Mendo,  o con las ocurrencias de Clarín en La vida es sueño, debes saber que reír proporciona un masaje a todo el cuerpo, aleja temores, elimina toxinas, mejora la respiración y fortalece el corazón.

14584042983_29476a5564_z

En las obras de nuestro teatro barroco encontramos, mayoritariamente, lo trágico y lo cómico mezclado, pues era el gusto del público y era como la vida barroca misma, que diría un antropólogo. Sin embargo, los chistes, las salidas ingeniosas de los personajes, (en especial del gracioso), los argumentos de entremeses y loas, el delirio de las comedias burlescas… relucen con tanta fuerza, que merecen ser los protagonistas de la 3ª Edición de Ensayando un clásico, para poner de manifiesto el ingenio humorístico de nuestros autores del Siglo de Oro.

5652968073_f29813e0c5_b

Este es el desafío que lanzamos este año y, que no es pequeño, pues si la risa es difusa e indefinida, los mecanismos teatrales que la provocan son escurridizos y en ocasiones casi intuitivos, por lo que solo la experiencia nos pueden ayudar a transitar por ese sendero. Como decía, Tony Leblac, “hacer reír es una cosa muy seria”; por ello, volveremos a rodear a los participantes de Ensayando un clásico de los más importantes profesionales de las artes escénicas quienes, mediante sesiones de trabajo conjuntas e individualizadas, conducirán a los participantes a través del proceso de creación y elaboración de un proyecto que dé cuenta de la propuesta escénica resultante.

 

 

pie para news

 

01_Harp

1ª Instantánea del cuaderno de creación de “Las harpías en Madrid”

01_Harp

Todo montaje comienza a partir de un texto… O de unos cuantos. En este caso era preciso hacer un recorrido en profundidad por toda la narrativa picaresca de los Siglos de Oro antes de afrontar el reto de convertir Las harpías en Madrid en función teatral. Y así se quedó nuestro dramaturgo, Fernando J. López, cuando se vio a solas frente lo que se le venía encima.

 

 

PIE PARA POST

 

Libertad

Para hablar de libertad!

Libertad

Después del último texto, una de las personas del equipo del festival me dijo: “Marina una coincidencia más para ti con Cervantes. Tenemos este año una iniciativa en el Festival que se llama Cervantes a Voces, donde actores y actrices van a leer un fragmento de Quijote en su idioma. Ya sabéis cual és el fragmento no?”

“La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad así como por la honra se puede y debe aventurar la vida, y, por el contrario, el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres.” (CERVANTES, M. El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha. Cap. 58 vol.II)

12670772_195120367518406_4875258347758068729_n

Presentación de Almagro OFF, BI y After Classics en “The Makers”

12670772_195120367518406_4875258347758068729_n

Este miércoles el espacio The Makers acogerá la presentación del programa oficial de Almagro Off, Barroco Infantil y After Classics de la 39 Edición del Festival. Una galería de colaboración de artistas que se define como un lugar en el que ofrece propuestas realizadas por mentes inquietas y manos expertas. Algo que podemos aplicar a las compañías que este año disfrutaremos en Almagro Off, Barroco Infantil y After Classics, en los que la creatividad y la innovación se dan la mano para dar una visión actual de los clásicos.