imagen-2

Cambio de riqueza: de la mina al teatro

Guanajuato, del tarasco Quanaxhuato, significa “cerro de las ranas”.  Para los indios tarascos no pasaron desapercibidas estas montañas, verdes y agrestes, por donde discurre un río, hábitat natural de animales acuáticos y pantanosos.  Los tarascos, hoy más conocidos como purépechas,  consideraban a la rana  animal sagrado. Según sus creencias, estos animales se asemejan a los niños: su docilidad es bondad, su cantar alegría y sus saltos optimismo. Así surge la ciudad donde, todavía hoy durante la época de lluvias, se pueden ver estas ranas saltarinas.

El descubrimiento de las minas de plata propició en Guanajuato  un enriquecimiento que se percibe en las iglesias y grandes edificios, en el trazado sinuoso de sus calles que avanzan hacia arriba del cerro. Durante el siglo XX los desbordamientos incontrolados del río obligaron a la desviación de su cauce y se construyeron de vías de comunicación bajo tierra. Crearon una red de caminos que comunican toda la urbe convirtiéndola en una ciudad laberíntica. Los callejones exteriores de pronto se transforman en entradas hacia el interior, escaleras de piedra que se adentran en la ciudad oculta, caprichosa, bulliciosa y sin orden aparente. Sus habitantes  conviven de manera natural con esta doble realidad citadina.

imagen-2

Plaza San Roque. Espacio de representación teatral en Guanajuato.

La ciudad exterior vive ajena al tumultuoso mundo escondido. Las calles tranquilas, coloridas y silenciosas esconden gran cantidad de plazas que emergen como un oasis por el sonido del agua de sus fuentes. Son ellas las protagonistas de la otra gran transformación que  vivió Guanajuato, que la conformó y cambió para siempre en una ciudad teatral.

A partir del año 1953 un profesor de la universidad, dramaturgo y director teatral hizo de las plazas un escenario natural para representar los entremeses de Cervantes. Poco a poco el repertorio incluyó también otras obras del Siglo de Oro español. Guanajuato que fue ciudad minera, ahora es ciudad cervantina.

Teatro que nace en la calle, del impulso honesto y entusiasmado de los habitantes de Guanajauato, quienes hacen del teatro vehículo para fortalecer una identidad colectiva a partir de una reflexión común  de aquello que los conforma como ciudadanos.

En los mismos años en que en las calles de la ciudad mexicana se  representaban obras teatrales del Siglo de Oro español,  en la ciudad manchega de Almagro se descubrió el Corral de Comedias. Al mismo tiempo, dos ciudades se descubren a sí mismas a través del teatro  Barroco.

entremeses

Representación de Los entremeses de Cervantes en las calles de Guanajuato

 

Igual que la ciudad mexicana, en Almagro la familia de los Fuggers, de gran influencia en el desarrollo de la ciudad, debía parte de su riqueza a las minas de Almadén. El Patio de Fúcares, lo que en su tiempo fuera el almacén de los Fuggers donde se guardaba el mercurio extraído de las minas, hoy es uno de los espacios escénicos del Festival.

Hoy Almagro no se entiende sin su Festival. El nuevo ordenamiento social de la ciudad a partir del descubrimiento del Corral provocó una alteración de los espacios públicos y de uso cotidiano. El teatro invadió la ciudad y cambió la relación de los habitantes con su entorno, cambió su mirada ofreciendo un nuevo significado a la vida, redefiniendo lo que son.

Guanajuato y Almagro son dos ciudades que están hermanadas por  el teatro clásico del Siglo de Oro. El crecimiento de ambas, gracias a la capacidad transformadora del teatro y la apropiación colectiva de este hecho, pasa a ser seña identitaria de sus habitantes. Guanajuato, teatro que nace de la calle reviviendo el universo cervantino en las plazas de una ciudad laberíntica. Almagro, ciudad que se descubre a sí misma con la aparición de un Corral de Comedias. Ambas, a través de sus festivales, muestran la fuerza transformadora de la cultura.

cervantes

Espectáculo “La luz de Cervantes” 39 Ed. Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro.

Hoy, el Festival Internacional Cervantino y el Festival Internacional de Teatro Clásico se acercan un poquito más y caminan juntos por un tiempo compartiendo proyectos en los cuales, a través de perspectivas actuales, de ritmos sincopados y letras combativas, Cervantes  emerge como referente cultural capaz de llegar allá donde nacen nuevas formas de expresión. El lenguaje se reinventa y nos devuelve una mirada sorprendente e inesperada del universo cervantino.

Texto de Ana Gabán

Autor: Antonio Suara, http://www.antoniosaura.org/index.php

Cervantes también puede ser rapeado

LOGO CERVANTES EN RAP

Aunque este año homenajeamos los 400 años de la muerte de Miguel de Cervantes, las obras del autor de Alcalá de Henares han resistido al paso del tiempo y siguen vigentes a día de hoy. Puede que esta supervivencia a través de los siglos sea debida a que las palabras de Cervantes no son inamovibles, sino que se puede jugar con ellas.