Cuad_09

9ª Instantánea del cuaderno de creación de “Las harpías en Madrid”

Cuad_09

Foto: Archivo Las harpías en Madrid

“Por el amor la mujer lo arriesga todo y, sin temor ni vergüenza, se deja vencer por sus encendidos deseos. Más quiere la mujer placer presente que gozo advenidero.” Así lo escribió Juan de Flores (1455-1525) y así lo creen nuestros galanes, César Antonio (Paco Déniz) y Horacio Ventura (Juanan Lumbreras), que están a punto de recibir unas cuantas lecciones prácticas sobre igualdad de manos de nuestras harpías. Ambos personajes están inspirados en la llamada comedia de figurón y los dos magníficos actores que los encarnan han sabido llenar sus acciones de tanto humor y autoparodia como de humanidad, buscando ese lado frágil, vulnerable y, por qué no, también ridículo que, a su modo, todos tenemos.

 

PIE PARA POST

Cuad_08

8ª Instantánea del cuaderno de creación de “Las harpías en Madrid”

Cuad_08

Foto: archivo Las harpías en Madrid

FELICIANA.   Mal reciben los hombres a las mujeres en su mundo.

LUISA.            Pues habrán de hacerlo, que su mundo ha de ser también nuestro o no ha de ser.

Fuertes y combativas, así son nuestras tres protagonistas, encarnadas por Nuria González (Teodora), Natalia Hernández (Feliciana) y Marta Aledo (Luisa). Y está siendo un auténtico placer ver cómo en cada ensayo componen y llenan de matices a estas tres mujeres tan distintas entre sí y, a la vez, unidas por un mismo objetivo: conquistar su lugar en un mundo que pretende dominar sus voluntades. Un mundo dibujado por la escenografía de Mónica Boromello a través de los misteriosos baúles que se adivinan en la imagen y que, advertimos, esconden mucho más de lo que parece…

 

PIE PARA POST

7_Harp

7ª Instantánea del cuaderno de creación de “Las harpías en Madrid”

7_Harp

Foto: Archivo Las Harpías en Madrid

Notas azules para las escenas que hay que revisar. En verde para las que hay que ampliar. En rosa para las que hay que acortar… Todo texto teatral es un proceso abierto que nunca se termina hasta que la obra se pone en escena. Por eso nuestro autor, Fernando J. López, anda siempre armado con un taco de post-its y un ejército de lápices para tomar nota de cuanto surge en los ensayos, trabajando codo con codo con nuestro director, Quino Falero. En el camino se ha contado, además, con la ayuda de especialistas en el Siglo de Oro, como José Carlos Menéndez, y se han sumado las aportaciones de los actores, siempre dispuestos a enriquecer sus personajes y a darles vida más allá de las páginas en que se dibujan sus palabras.

 

PIE PARA POST

06_Harp

6ª Instantánea del cuaderno de creación de “Las harpías en Madrid”

06_Harp

Qué sería del teatro sin la música. Y más aún en una función donde las mujeres saben templar y afinar al más complicado de los hombres igual que tocar al más delicado de los instrumentos. De componer esas melodías se encargan Ana Villa y Juanjo Valmorisco, siempre asesorados por nuestro director de orquesta, Quino Falero.

 

PIE PARA POST

02_Harp

2ª Instantánea del cuaderno de creación de “Las harpías en Madrid”

02_Harp

¿Dónde mejor que empezar a trabajar en un futuro estreno en Almagro que en el propio Almagro? Nada como dejarse llevar por la magia del Corral de Comedias, como hicieron Quino Falero (nuestro director), Rocío Vidal (nuestra ayudante de dirección) y Fernando J. López (nuestro autor), para iniciar su proceso creativo e imaginar cómo serían esas harpías y cuáles habrían de ser sus motivaciones.

 

PIE PARA POST

Foto texto 4

La receta de un festival

Foto texto 4

Fotos de Cristobal Baigorri

Tengo alguna experiencia en eventos… ya he trabajado en eventos de distintos tipos y siempre me encantó la energía de los preparativos, la expectativa y la ilusión de todo el equipo en los momentos de antelación. Una mezcla de mucho trabajo, animación, sueño y satisfacción de empezar a dar forma para algo que, hasta ahí, estaba en el mundo de las ideas.

01_Harp

1ª Instantánea del cuaderno de creación de “Las harpías en Madrid”

01_Harp

Todo montaje comienza a partir de un texto… O de unos cuantos. En este caso era preciso hacer un recorrido en profundidad por toda la narrativa picaresca de los Siglos de Oro antes de afrontar el reto de convertir Las harpías en Madrid en función teatral. Y así se quedó nuestro dramaturgo, Fernando J. López, cuando se vio a solas frente lo que se le venía encima.

 

 

PIE PARA POST

 

rock and roll 02

¡LARGA VIDA A LA ZARABAMDA Y… AL ROCK AND ROLL!

rock and roll 02

Nunca las caderas fueron tan agitadas como en los años cincuenta cuando el rock and roll se abría paso entre faldas acampanadas, chupas y tupés. Su origen en el blues y en el jazz representaba la música libre, alegre y diferente donde los padres de familia de la época veían el demonio y la perversión. Se decía que sus pasos -demasiado eróticos- era capaces de causar la proliferación de sectas satánicas. En 1957 los productores del mítico show de Ed Sullivan decidieron que, mientras Elvis movía su pelvis, solo se enfocara al Rey de cintura para arriba. Así que el Rey, se pasó toda la actuación moviendo el dedo meñique como si bailara mientras que el público femenino gritaba como loco.

Bailes endemoniados capaces de dislocar miembros y revolucionar mentes ya los hubo antes y con mucho éxito, como “la alegre zarabanda”, así daba noticias de ella Cervantes: