El Festival de Almagro es el mayor centro mundial de creación teatral y pensamiento de los siglos XVI y XVII en el mundo hispano, lo que se conoce por nuestros Siglos de Oro. El Renacimiento y el Barroco supusieron un periodo de fertilidad para la cultura y la lengua española, y edificaron una visión del mundo, una estética y una retórica riquísimas, únicas en la historia.

Considerado como el certamen más importante del mundo, se trata de una cita cultural ineludible que tiene lugar cada mes de julio en la localidad monumental de Almagro, declarada Conjunto Histórico-Artístico en 1972. He aquí un festival único que puede verse durante 25 días en más de una veintena de espacios.

Almagro es el centro del pensamiento barroco, una Reserva Natural del Siglo de Oro, única en su género y variopinta en sus manifestaciones: la comedia, el drama, el auto sacramental, la mística, la picaresca, la lírica, la pintura, la música y la danza se suman en los escenarios para conmover, divertir, subyugar, fascinar y hacer pensar a los miles de espectadores que acuden del municipio, de la comarca, del país y del mundo para demostrar que Calderón, Lope, Tirso, Sor Juana Inés y Fray Luis siguen siendo la cúspide de nuestro pensamiento y nuestro teatro.

El Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro no es solo un lugar de exhibición, sino también de encuentro entre creadores, profesionales y especialistas en teatro barroco, ya sean profesores, investigadores, críticos, directores, actores, productores, escenógrafos, dramaturgos, periodistas especializados, técnicos o gestores. A través de su heterogénea programación, este evento de carácter internacional atiende a todo tipo de públicos, de procedencias y edades de lo más diversas.

Comprometido con el pasado, el presente y el futuro del teatro en España, en cada una de sus ediciones se esfuerza en la búsqueda de nuevos lenguajes y en la incorporación de otras disciplinas artísticas para representar, desde la escena contemporánea, a los autores del Barroco.

Durante el Festival se organizan cerca de un centenar de representaciones, encuentros internacionales y acciones culturales y pedagógicas en espacios escénicos de toda índole, como plazas, claustros al aire libre o teatros a la italiana, así como espacios multidisciplinares, para contribuir a la dinamización del espacio urbano a través de la cultura.

El Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro apoya y contribuye al cuidado de las tradiciones, además de valorar y ensalzar el legado histórico, pero también se muestra como una ventana abierta a nuevas propuestas, siempre desde la excelencia, como una manifestación cultural de referencia a nivel internacional.

Objetivos

Use siempre hacer
muchos actos de amor,
porque encienden y
enternecen el alma.

Santa Teresa de Ávila

Certámenes

Certamen Internacional Almagro Off

Creado en 2011 para promover y apoyar la dirección escénica novel.

Certamen Internacional Barroco Infantil

Dedicado a espectáculos de teatro familiar con un lenguaje accesible desde 2012.

Historia

Cómo y cuándo empieza todo

En el año 1978, con Rafael Pérez Sierra como Director General de Teatro y Espectáculos del Ministerio de Cultura, se convocan en Almagro las primeras Jornadas de Teatro Clásico Español: una reunión de personalidades y expertos en diferentes campos del ámbito teatral, desde la crítica hasta la creación poética. Su fin era contrarrestar la separación entonces existente entre la escena y el mundo académico, así como dar continuidad a las representaciones estivales que tenían lugar en el Corral de Comedias. Pero, sobre todo, buscaban revitalizar el teatro clásico español y salvarlo del rechazo del público y de la crítica progresista.

Por otra parte, el descubrimiento del Corral de Comedias, edificio restaurado entre los años 1953 y 1962 y declarado Monumento Histórico-Artístico en 1955, fue un hecho fundamental para situar la celebración de las Jornadas de Teatro Clásico en Almagro.

Paralelamente a la celebración de las jornadas, en el Corral de Comedias se llevaron a escena las siguientes representaciones: Medora, de Lope de Rueda, por la compañía de la Real Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid (RESAD); La estrella de Sevilla, de Lope de Vega, dirigida por Alberto González Vergel; y El despertar a quien duerme, de Lope de Vega, bajo la dirección de José Luis Alonso; además de Las danzas españolas de los siglos XVI, XVII y XVIII, dirigidas por Gregorio Paniagua.

El éxito del programa fue tal que, un año después, nació el Festival de Teatro Clásico de Almagro.

Un festival y una ciudad: Almagro

Aunque el emblemático Corral de Comedias fuese el eje en torno al cual giraban la mayoría de las representación del Festival, en 1980, cinco de los quince espectáculos programados, se repartieron por otros espacios escénicos diferentes.

La celebración del tricentenario de la muerte de Calderón de la Barca en 1981 dotó al festival y a las jornadas de una mayor significación, aumentando considerablemente el número de espectadores.

Ya en 1982 se diseña la estructura del evento que ha llegado hasta nuestros días, dándole una mayor entidad y proyección internacional al Festival. Se configura un Patronato, se nombra por primera vez a un director profesional que se encarga de la gestión del evento -César Oliva- y el certamen empieza a denominarse Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro.

En 1984, con la creación del INAEM y gracias a la implicación del Director General de Música y Teatro, José Manuel Garrido, y a una mayor participación de las instituciones regionales y locales, el Festival recibe un impulso económico definitivo.

Impulsada por el Festival, nace la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC), con el fin de seguir regulando la puesta en escena de los autores del Siglo de Oro. Desde el primer momento, Festival y Compañía se dan la mano con unos objetivos comunes y un mutuo reconocimiento: ambos se complementan y trabajan juntos con coherencia y pasión por los clásicos.

En 1986, el proyecto puesto en marcha por Adolfo Marsillach se consolida y, tras dos años de representaciones en el Claustro de los Dominicos y ocho más en el escenario habilitado en la Plaza de Santo Domingo, la CNTC establece su sede veraniega en el espacio Hospital de San Juan a partir de 1994.

Gracias a la existencia del Festival, en 1989 Almagro se establece como sede del Museo Nacional del Teatro, un espacio de referencia dedicado a la historia del teatro, situado en la Plaza Mayor de la localidad manchega. Su inauguración coincide con la 13ª edición del Festival, bajo la dirección de Andrés Peláez Martín, con una exposición temporal dedicada al teatro en la España del Siglo de Oro. Desde 2004, el museo se encuentra ubicado en los Palacios Maestrales.

Grandes pasos en la historia del festival

Las ediciones 13ª y 14ª del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro, que se celebraron en los años 1990 y 1991, fueron asumidas por un nuevo director: Francisco José Mayans.

1992 fue un año de grandes celebraciones en toda España y el Festival de Almagro inauguraba director para su 15ª edición, el albaceteño Juan Pedro de Aguilar. De Aguilar fue el impulsor de un nuevo concepto de festival, que llevó a cabo durante tres ediciones y que supuso, un año más tarde de su nombramiento, un salto cuantitativo, puesto que la cita alcanzó una media de 20.000 espectadores. También fueron impulsadas nuevas actividades paralelas, como presentaciones de libros, lecturas dramatizadas, los Encuentros Internacionales de Almagro, con José Monleón al frente, o conciertos de bandas de música en la Plaza Mayor, entre otras experiencias.

En 1994, la Compañía Nacional de Teatro Clásico inaugura su sede fija en Almagro en el solar del antiguo Hospital de San Juan. Durante 1995 se llevan a cabo diversos cambios en el mapa teatral y cultural de España, puesto que cambia la dirección del INAEM, que asume Elena Posa y, en consecuencia, se produce el nombramiento de Amaya de Miguel como nueva directora del Festival, que coincide con Carmen Alborch al frente del Ministerio de Cultura. El equipo organizativo del certamen en su 18ª edición se renueva en su totalidad. Entre otros profesionales, se contrata a Francisco Leal, que asume la dirección técnica, con quien sigue contando actualmente el Festival, al tratarse de un profesional imprescindible para el buen desarrollo del certamen.

En 1997, el Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro cumple 20 años de la mano de Luciano García Lorenzo, quien dirige el Festival hasta el año 2004, coincidiendo con su 27ª edición. En esta etapa se amplían los días dedicados al certamen, que abarcan cuatro fines de semana, con el fin de atraer a más público. En 1997 se cuenta con unos ingresos de taquilla de 55 millones de pesetas y se dispone de un presupuesto de 35 millones de pesetas. Entre otros hitos, Luciano García Lorenzo fomentó el diálogo entre investigadores, profesores y creadores de las artes escénicas, aumentó el número de compañías extranjeras programadas e invitó a participar a jóvenes directores que pudieran aportar una mirada contemporánea sobre los clásicos, además de crear la sección “Trasnochando” y de llevar a cabo diferentes publicaciones.

Un festival clásico: un Almagro vivo

El Festival se ha internacionalizado progresivamente hasta alcanzar un alto grado de excelencia, poniendo a disposición del público un mapa diversificado y cosmopolita de miradas clásicas y contemporáneas sobre el teatro Barroco universal.

A ello ha contribuido la creación en 2011de la Fundación Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro, que, además de dotar al Festival del imprescindible marco jurídico del que carecía, facilita su participación en circuitos internacionales y el apoyo de nuevas instituciones nacionales e internacionales, gracias a la firma de nuevos convenios. Por otra parte, desde la Fundación se han creado dos certámenes internacionales que a día de hoy son reconocidos a nivel mundial: el Certamen Internacional Almagro Off, destinado al apoyo de los directores noveles con la creación contemporánea y a la promoción de nuevos lenguajes y de propuestas innovadoras con respecto a los clásicos, y el Certamen Internacional Barroco Infantil, creado para favorecer la creación escénica de obras dramáticas destinadas a público infantil.

Un festival y un teatro: el Corral de Comedias

En las ediciones más recientes, una media que supera los 50.000 espectadores acude cada año al Festival para asistir a representaciones y disfrutar de exposiciones, eventos, entregas de premios, talleres, conferencias, encuentros, jornadas y otras actividades.

El Festival ha realizado importantes labores de rehabilitación y recuperación de espacios emblemáticos de la ciudad para la puesta en valor de su Patrimonio Histórico-Artístico. Actualmente se utilizan cerca de una veintena de espacios diferentes para representaciones, encuentros, exposiciones, talleres u otros eventos. Gracias al Festival Internacional de Teatro Clásico, la ciudad de Almagro se transforma en un gran teatro del mundo, cobrando vida y luz barroca e impregnando cada rincón de emociones, cultura, sabiduría y versos.

El Festival ha sido y sigue siendo un motor fundamental para la revitalización del teatro clásico. Su fortaleza, su continuidad y la línea ascendente de su trayectoria a lo largo de cuatro décadas han hecho del certamen uno de los más emblemáticos e importantes del mundo en su especialidad, hasta convertirse en un referente y un punto de encuentro ineludible de creadores, estudiosos y públicos de muy diversas edades, nacionalidades e inquietudes.

Un total de diez directores de prestigio han asumido el reto, el compromiso y la responsabilidad de dirigir el Festival desde sus inicios hasta la actualidad: César Oliva, Rafael Pérez Sierra, Francisco José Mayans, Juan Pedro de Aguilar, Amaya de Miguel, Luciano García Lorenzo, Emilio Hernández, Natalia Menéndez e Ignacio García.

Comunitat Valenciana, invitado de la 43ª edición

Si el teatro es el escenario del mundo, España tiene una historia donde el arte ha construido una identidad común. El idioma que nos encuentra y los poetas y dramaturgos que dieron origen al Siglo de Oro son el orgullo de la imaginación y la prueba de que la cultura es la patria donde nos encontramos todos.

La Comunitat Valenciana será nuestra invitada este 2020. Celebraremos así el V Centenario de la Vuelta al Mundo de Magallanes como metáfora de la globalización de la cultura hispánica.

Italia
2014

República de Corea
2015

India
2016

Alemania
2017

Colombia
2018

México
2019

Comunitat Valenciana
2020

Premios y homenajes

El Premio Corral de Comedias es el galardón que el Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro concede cada año, desde 2005, a figuras nacionales o internacionales que cuentan con una trayectoria artística relevante dentro del mundo de las artes escénicas en diversos campos o especialidades. En ediciones anteriores han recibido dicho galardón personalidades o compañías como la Royal Shakespeare Company, la Comédie Française, Núria Espert, Vanessa Redgrave, Francisco Nieva, Michel Piccoli, Josep Maria Flotats, Norma Aleandro o Declan Donellan, entre otros.

Asimismo, cada año se celebra un homenaje que reconoce y pone en valor la dedicación de diferentes personalidades, ya sean docentes, directores, productores o artistas, cuya labor y contribución al universo del patrimonio artístico barroco haya sido fundamental para su crecimiento, su estudio o su difusión. Entre otros, han sido homenajeados José Nieto, Vicente Fuentes, Rafael Pérez Sierra, César Oliva, Andrés Peláez, José Tamayo, José Hierro, José Manuel Garrido, Javier Artiñano, Ángel Fernández Montesinos…

Director

Ignacio García

Ignacio García (Madrid, 1977) se haya al frente de la Fundación Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro desde el 1 de enero de 2018, tras haber sido nombrado por el Patronato para dirigir las cinco próximas ediciones del certamen manchego.

Licenciado en dirección de escena por la Real Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid (RESAD), ha estado presente en 14 de las 20 últimas ediciones del Festival, tanto en calidad de director como de compositor musical. A lo largo de su trayectoria ha recibido galardones como el Premio José Luis Alonso para jóvenes directores que concede la Asociación de Directores de Escena de España (ADE) y el primer certamen de creación escénica organizado por el Teatro Real de Madrid.

Con una contrastada proyección como director y gestor escénico, García posee una extensa experiencia en la difusión del repertorio español del Siglo de Oro. Ha dirigido espectáculos sobre textos de Calderón de la Barca, Sor Juana Inés de la Cruz, Antonio Hurtado de Mendoza, Francisco de Quevedo, Juan del Encina, José María Rodríguez Méndez, León Felipe, José Luis Alonso de Santos, Ernesto Caballero, Max Aub, León Felipe y José Saramago, entre muchos otros, que han sido representados en escenarios, festivales y compañías nacionales de teatro de España, Europa, América Latina y Asia.

Asimismo, ha sido adjunto a la Dirección Artística del Teatro Español de Madrid y programador del Festival Internacional de Dramaturgia Contemporánea Dramafest de México. Paralelamente, ha realizado colaboraciones, entre otros, con el Gran Teatro Nacional de Perú, el Teatro Nacional de Bogotá o con la Compañía Nacional de Teatro de México.

El equipo

Director adjunto
Manuel Lagos

Gerente
Esther Bravo

Director técnico
Francisco Leal

Comunicación y proyectos
Nico García

Coordinación de Programación
Teresa Pérez-Prat

Responsable de marketing
Paola Villegas

Contable
Inmaculada Saiz

Ayudante de producción
Yajaira Jimeno 

Adjunto a la dirección técnica
Vicente Briñas

Coordinador de espacios
Félix Montero

Responsable de taquilla
Marga Róspide

Responsable de grupos
Delia Fernández

Ayudante de prensa y comunicación
Natalia Rodas

Diseño gráfico
Nerea García

Vídeo
David González

Alumnos en prácticas
Noelia Barrientos

Agradecimientos
Eduardo Aguilar, Instituto Cervantes, CELCIT, AECID y Museo Nacional del Prado

Pasadas ediciones

La Fundación

Te animamos a conocer los objetivos y la actividad de la Fundación Festival Internacional de Teatro Clásico.

Clasificación por intereses

Te invitamos a descubrir la programación siguiendo diferentes temáticas, para que te resulte más fácil acertar con nuestras propuestas.